Tránsito ahora es más fluido en av. Nicolás de Piérola

Tras cierre de berma en calle Las Gemas

Una evaluación técnica de Transportes Metropolitanos de Trujillo (TMT) demuestra que el cierre de la berma central en la intersección de av. Nicolás de Piérola y calle Las Gemas, en Santa Inés, mejoró ostensiblemente el tránsito vehicular y peatonal en esta parte de la citada urbanización.

Tras la evaluación realizada se recomienda incluso al cierre definitivo de la berma central, se da a conocer en el informe a Mariela Tantalean Olano, gerente general de TMT.

De igual se pronuncia manera Brando Acosta García en el informe N° 027-2020-MPT/GTTSV/BAAG, de la Gerencia de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial se concluye que la medida disminuye los conflictos, desorden y congestión vehicular en este cruce, normalizando la fluidez vehicular en la avenida.

Piérola es una vía principal que une a Trujillo y La Esperanza y tiene alta densidad de tránsito. Posee dos carriles y vías auxiliares pero continuamente había embotellamientos y desorden vial debido a que en la zona hay agencias de transporte interprovincial que tienen permiso del Gobierno Regional y licencia edil de funcionamiento para venta de pasajes, sin embargo hacen embarque y desembarque de pasajeros, a pesar que han sido clausurados.

Estos problemas se generaban por el transporte interprovincial proveniente del acceso de Nicolás de Piérola, de norte a sur, y el giro hacia la izquierda de la vía auxiliar, de sur a norte, en sentido contrario a su terminal.

En esta avenida, sentido sur norte, el transporte particular y de taxi realizaba giros a la izquierda con dirección a la calle Las Gemas, obstaculizando el fluido rápido de la vía y generando el riesgo de accidentes de tránsito por la falta de dispositivos que regulen el tránsito en ese cruce.

De la evaluación hecha tras la colocación de muros jersey (de concreto) en la berma central, cerrando el ingreso a la urbanización en tal intersección se evidencia el mejoramiento de la fluidez del tránsito. Ya no se genera congestionamiento en la avenida y el tránsito es fluido incluso en horas punta.

Con esta medida se suprime además el permanente riesgo de accidentes de tránsito por lo que se sugiere que el cierre debe ser permanente ya que se nota tránsito rápido y seguro.

Para seguir mejorando las condiciones de transitabilidad y seguridad de la zona la gerencia de Transporte está evaluando también la posibilidad de implementar reductores de velocidad (gibas) en esta parte de la ciudad y de reprogramar los tiempos de semáforos cercanos.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario