Pasando de la gestión sanitaria gubernamental a la gestión sociocultural familiar y comunitaria para enfrentar el covid-19[1]

Por: Heider Escalante Gómez / Antropologo Social

  1. Revisando la información estadística del covid-19 en el Perú y algunas regiones.- La información a nivel de país, al culminar el día domingo 10 e iniciar el lunes 11 de mayo, es el siguiente: total de casos confirmados 67307, fallecidos 1889, letalidad 2.81%; es decir de cada 100 enfermos de covid, 3 fallecen; las regiones más afectadas por  número de infectados a parte de Lima son: el Callao con 5360 casos confirmados, fallecidos 119 con una letalidad de 2.22%; Lambayeque con 3655 casos confirmados, fallecidos 376 con una letalidad de 10.29%, Piura con 2425 casos confirmados, fallecidos 257 con una letalidad de 10.60%; Loreto con 1780 casos confirmados, fallecidos 75 con una letalidad de 4.21%; Ancash con 1507 casos confirmados, fallecidos 106 con una letalidad de 7.06%; y, La Libertad con 1494 casos confirmados, fallecidos 88 con una letalidad de 5.89%; considerando sólo la variable letalidad, el orden de las regiones mas afectadas son: Lambayeque, Piura, el Callao, Ancash, la Libertad y Loreto. (ver  articulo sobre el corona virus)
  2. Una mirada panorámica sociocultural.- Desde la perspectiva sociocultural, el impacto de ésta enfermedad se traduce en el inicio de altos niveles de conflictividad social y duelo  en la comunidad y las familias, respectivamente; conflictividad que se manifiesta, no sólo al interior del sistema sanitario regional: personal de salud con quienes dirigen los establecimientos hospitalarios, con sus autoridades regionales y con el gobierno central; pero además, el conflicto está alcanzando hasta las familias por obtener alguna atención para sus parientes infectados y, en la comunidad por tratar de cerrar fronteras locales para evitar el paso del covid-19.  Por otro lado, el duelo de las familias por la pérdida irreparable de uno de sus seres queridos, ante la impotencia de no haber podido hacer nada para evitarlo, situación que se ve acentuada, cuando logran una cama para hospitalizarlo y no volvieron a  saber de su estado de salud por días, sino sólo una llamada o un aviso de su fallecimiento, pero talvez lo peor que viven las familias, es que ni siquiera pueden darle el último adios a sus parientes, porque han sido sepultados o cremados  en secreto y en algunos casos de mayor complicación ni siquiera los familiares saben donde fue sepultado su ser querido; culturalmente, estas familias no han “vivido el duelo del  despido eterno y del hasta luego”, por lo tanto, cargarán su dolor por mucho tiempo, el mismo que generará impactos indirectos  a nivel personal y familiar. (ver video sobre el duelo familiar)
  3. Que se puede esperar de un sistema sanitario cuasi colapsado.- Realmente muy poco, el gobierno central y los gobiernos regionales, que de alguna manera han hechos esfuerzos importantes para estirar el tiempo de propagación del virus, les queda muy poco oxigeno y fuerza para evitar el desborde total del sistema.
  4. Gestión familiar sociocultural del Covid- Antropológicamente sabemos, que la familia es la unidad basica del desarrollo social, tal como lo señala Velandia (1991) “la institución social de la familia entra a ocupar un papel central, porque ella es quien mejor refleja y condensa la compleja interrelación entre el individuo y su medio social inmediato”;  la familia es depositaria y practicante de un conjunto de elemntos culturales que se van recreando en el tiempo mediantes procesos de endoculturación trasmitidos de generación en generación, auque actualmente en una sociedad materialista muchos elementos han sido invisibilizados, pero que ante un escenario de pandemia global de manera natural se vuelven a visibilizar: la ayuda mutua, la solidaridad, el afecto, la corresponsabilidad,etc. la familia tiene funciones muy concretas que cabe resaltar en función del tema que se viene abordando: socialización, desarrollo de una base emocional (Horwits), desarrollo emocional (OMS), comunicacional, cuidados mutuos, afectivo empático (Florenzano) y educativa (Yurkievich), como se desprende, todos los autores coinciden en unas determinadas funciones a nivel de la comunidad y del individuo. Entonces, siendo la familia la unidad social clave para el desarrollo y teneiendo determinadas funciones, corresponde a ésta gestionar sus comportamientos, sus acciones, sus necesidades, su bienestar presente y futuro; en esta perspectiva, son los padres que deben asumir el liderazgo de la gestión familiar frente a una situación tan complicada como es el covid 19. Algunos elementos o lineas trazadosras de dicha gestion pueden y deben ser:
  • Los padres e integrantes de la familia tienen que proponerse un plan de buena salud de corto y mediano plazo, que contemple la interacción con la comunidad.
  • Los padres, conyugues o parejas tienen que volver a encontrarse con su familia y entender la verdadera dimensión social, cultural y espiritual.
  • Tienen que evidenciar conductas y comportamientos de formación y educación ciudadana, especialmente con los menores de edad, por encima de los altos niveles de permisibilidad vigentes ahora.
  • La familia, tiene que evidenciar prácticas preventivas de higiene privada y pública (Quevedo), las primeras referidas a la educación personal y la segunda relacionado con el control de los factores medio ambientales.
  • Tienen que evidenciar formas y estilos de comunicación que permitan que los miembros manejen los mismos códigos culturales para evitar conflictos familiares.
  • Tienen que entender que no vasta con asumir determinados cuidados dentro de la familia que son de suma importancia, pero existe un medio socioambiental que también impacta directamente en el bienestar de ésta.
  • La familia tiene remirar su futuro, partiendo de analizar el rol histórico que ha tenido en el desarrollo de la sociedad.

En general y a manera de síntesis, la familia tiene que intentar pasar de un enfoque utilitarista, individualista y materialista a un escenario humano de entendimiento de la perosna, la comunidad y del ambiente. (Ver libro de apoyo a la familia )

La gestion comunitaria de covid-2019.-  La comunidad es un conjunto de familias vinculadas unas con otras por difernetes necesidades y recursos que  son parte principal del tejido social: organizaciones productivas, sociales, culturales, políticas, vecinales, religiosas, etc. A nivel local, los municipios se constituyen en instancias mas cercanas a la gente; es decir, a las familias, por lo tanto, son éstos los que deben liderar el proceso de tránsito de la gestión sanitaria gubernamental a la comunitaria para enfrentar el corona virus. El municipio como capital social inducido es de suma importancia para capitalizar recursos económicos, pero en la comunidad existe otro tejido sociocultural mas auténtico denominado capital social comunitario que emerge del propio sentir de la gente, sus organizaciones y que tiene que ver con la confianza, la moral, la ética, la ciudadanía; estas formas de convivencia social, ahora se denominan “sociedad civil organizada”; considero que es el momento reiniciar o reimpulsar los liderazgos representativos y ponerlos al servico de la sociedad. La gestión de la enfermedad social covid-19, es un enorme reto que tiene la comunidad, que requiere la participación decidida de los tres actores claves: instituciones públicas, organizaciones privadas y sociedad civil organizada.

[1] Heider Escalante Gómez; Antropologo Social. Director de Escuela Profesional de Antropologia –  Fac. CC.SS.UNT.

Deja un comentario