Especialista analizan efectos del COVID – 19 en el ambiente

Por increíble que parezca, la propagación del COVID – 19 coronavirus por más de 100 países  en el mundo, junto a las  medidas de emergencias  adoptadas para prevenir  y detener su expansión, han  generado un repentino e inesperado beneficio para el planeta. Las emisiones de gases de efecto invernadero en Wuhan (China),  ciudad donde apareció por primera vez esta letal enfermedad, disminuyeron drásticamente.

Pese a que la mejora será momentánea, los expertos y especialistas  no dudaron en calificarla como notoria. La Dra. Magda Rodríguez Yupanqui, coordinadora de la Escuela Profesional de Ingeniería Ambiental de la Universidad César Vallejo (UCV) señaló  que el Decreto Supremo que dispone la emergencia sanitaria   y la orden de inmovilidad dictada recientemente por el presidente  Martín Vizcarra,  tendrá una repercusión muy clara en nuestro medio ambiente.

“Según datos propalados por la agencia espacial de EE.UU. se prevé que la contaminación atmosférica en nuestro país y en el mundo  se reducirá entre un 10 y 15% en comparación al año pasado, cuyos máximos niveles de emisiones toxicas bordeaba el  30%.  En este sentido, existe una gran responsabilidad por parte de los integrantes del Ministerio de Ambiente, pues serán quienes determinen el impacto del COVID – 19 con el medio ambiente”, expresó Rodríguez Yupanqui.

La prohibición y libre  circulación de vehículos y personas, así como la paralización de las principales actividades económicas han favorecido  grandemente a nuestra biodiversidad, pues en varias ciudades del país se observa la repoblación de nuestro  ecosistema marino, mientras que en los hábitat urbanos las aves volvieron a anidar en los parques y jardines, entornos naturales abandonados por el excesivo índice de smog y ruido.

Respecto a la comercialización y consumo de animales salvajes y teniendo en cuenta que muchos de ellos albergan un sin número de mortales  virus, la docente enfatizó que  hasta los domésticos podrían contagiarse de cualquier microrganismo y propagarla a los humanos, en este sentido es importante cumplir con las condiciones básicas de salubridad e incorporar nuevas medidas de regulación y protección de estos  animales a fin de evitar contraer enfermedades mortales como el coronavirus.

“Las autoridades competentes deberían controlar el tráfico de especies protegidas, que según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) mueve entre 8,000 a 10,000 millones de dólares, sin considerar el tráfico negro de especies que a la larga generan un desequilibrio ecológico. Asimismo, debemos hacer uso de las herramientas tecnológicas a fin de difundir los riesgos y alcances de esta problemática, pero sobre todo la exposición y vulnerabilidad del hombre respecto a ciertas enfermedades transmitida por virus y bacterias de los animales”, agregó Rodríguez Yupanqui.

El cambio de comportamiento y una mayor toma de conciencia respecto al medio ambiente prevendrían sin duda alguna  esta y otras situaciones críticas en el mundo.

Deja un comentario