Luchamos contra dos flagelos Covid.19 y  traición por corrupción

Por: Amaro Rodríguez S.

 La negra y sanguinaria historia aún no cauterizada durante la época republicana en nuestra patria, responsable de lastrar e impedir unificar todos nuestros esfuerzos de peruano, para enfrentarnos  sin que erosionen nuestra mutua confianza, para salir con éxito de momentos aciagos por más siniestros que fueran como los que nos toca vivir, para mirar y trabajar en la misma dirección y así superar con éxito nuestra misión, de peruanos identificados con nuestro  pueblo.

Ese escenario maldito aún se conserva en el escenario nacional, así como patriotas agotaron sus recursos para reunir dinero y comprar armas en Europa para enfrentar a Chile en la guerra del Pacífico, los responsables del Gobierno d Manuel Ignacio  Prado, se quedaron con la plata y condenaron al sacrificio de patriotas peruanos entre ellos a Francisco Bolognesi y Chile saqueó nuestros recursos.

Así de grave es la participación de los corruptos infiltrados en los más altos  niveles de los gobiernos nacional, regional y municipal, quienes se roban el dinero público mediante compras sobre valuadas o de pésima calidad y con esas acciones ocasionan la muerte de más peruanos contagiados con el Covid.19.

Con esas verdades los peruanos hoy nos enfrentamos abiertamente a dos flagelos, al Covid.19 y  la corrupción que aprovecha el escenario de pánico generado por la pandemia. Esos corruptos disponen del dinero de los peruanos para que comprar requerimientos urgentes sin licitación pública, lo primero que hacen es coludirse con gentes de la misma calaña para concretar con alevosía y ventaja el robo del dinero público.

El pueblo peruano espera impaciente la presentación  del proyecto de Ley para su  debate y la aprobación por parte del Congreso de la República, la aprobación de una Ley con proceso expeditivo, que tipifique el robo del dinero público como traición a la patria para sancionarlos con prisión, incautación de  bienes y alcancen a malos empresarios, sería inicio de una revolución jurídica.

Deja un comentario