No fisuras ni fracturas en equipo lucha contra Covid mejor fortalecerlo

Por: Amaro Rodríguez S.

El  raudo crecimiento de mayor casos positivos y el mayor número de fallecidos, origina temor y sentimientos de  impotencia  de no poder controlar la pandemia, entonces  empieza a generar algunas dudas acerca por qué no se inicia el aplanamiento del pico del Covid-19, es este escenario, se busca culpables entre las personas sobre la forma de enfrentarlo, si fue  lo más conveniente, o fue errada.

Pero debemos adelantar que hay un equipo técnico que lidera el enfrentamiento contra esta pandemia, bajo responsabilidad del Gobierno Central en la lucha frontal con la expansión del Covid-19, sin duda alguna, son personas que actúan con la mejor buena voluntad en defensa de vidas humanas y la economía del Perú en momentos de una catástrofe.

Vivimos momentos de guerra contra este flagelo letal, no es el apropiado alimentar dudas y ocasionar fisuras hasta fracturas en el contexto de del sistema articulado que lucha contra el Covid-19 y si hay algunas fallas, o errores no malintencionados, son pasibles de corregirse y lo que importa en estos momentos, no restar debilitando el esfuerzo nacional, más bien proponer en forma tangible formas más positivas para contribuir a fortalecer las acciones en estas batallas contra el Covid-19 .

Si en este brumoso escenario se esconden dudosos intereses de conducir una estrategia equivocada con fines subalternos, en estos casos esos intentos nefastos para la salud de los peruanos, no quedarán impunes, pero hoy por hoy, solo son elementos distractores en la lucha sostenida en el frente para derrotar al coronavirus,  acabar con la zozobra,  angustia y dolor y el hambre en las familias peruanas.

Mantengamos la esperanza de un  pronto retorno a la normalidad en nuestra vidas, tengamos fe en un  mañana mejor, recordemos mensajes bíblicos como el evangelio de Eclesiastés 3,  “No hay valores absolutos”,  3,7 “hay tiempo para llorar y tiempo para reír”,  3,7 “tiempo para hablar y tiempo para callar” y finalmente Sirácida 3,13 “el hombre enfermo de eternidad”, “si uno puede comer y vivir, si encuentra la felicidad en su trabajo, eso en u  don  de Dios”. Por eso amigos todos los días demos gracias a Dios.

Deja un comentario