INS detecta nuevo linaje ómicron circulando en Perú

El nuevo linaje denominado BA.1.22 se identificó en Tacna, y existen casos aislados en Loreto, Arequipa, Moquegua, Puno y Lima.

El Ministerio de Salud (Minsa) informa que, a través del equipo de vigilancia genómica del Instituto Nacional de Salud (INS), se detectó un nuevo linaje de la variante ómicron de la COVID-19, que ha sido denominado BA.1.22, nombre asignado por el comité internacional PANGO del Reino Unido.

El nuevo linaje BA.1.22 es producto de la evolución natural del virus en la población peruana y ha sido identificado principalmente en la región de Tacna, pero ya se han detectado casos en Loreto, Arequipa, Moquegua, Puno y Lima.

Se debe resaltar que BA.1.22 no presenta mutaciones nuevas o diferentes a las previas (o previamente registradas) en ómicron.

Al respecto, el responsable del laboratorio de vigilancia genómica del INS, Blgo. Carlos Padilla, indicó que, con este linaje, suman 10 los que ya han sido identificados y propuestos por el grupo de Vigilancia Genómica INS Perú para su registro y han sido aceptados por el comité internacional PANGO. Estos linajes se denominan P.1.12, AY.26.1, P.1.12.1, AY.3.2, AY.102.2, AY.102.1, AY.119.1, AY.25.1.1 y P.1.7.1.

Carlos Padilla explicó que la vigilancia genómica es empleada para tomar decisiones de salud pública y fortalecer el control de la epidemia ante la emergencia de nuevos mutantes del virus SARS-CoV-2 en el territorio nacional.

Este monitoreo es constante en Lima y regiones, inclusive en los periodos de disminución de casos positivos. En ese sentido, el equipo de vigilancia genómica del INS continúa realizando el estudio de la evolución del virus en tiempo real como parte de la estrategia de prevención y control de la transmisión del coronavirus.

El INS resalta que, desde el ingreso de la variante ómicron al Perú, en el mes de diciembre, la secuenciación genómica ha permitido observar los nuevos cambios o mutaciones que esta variante sufre producto de las múltiples infecciones registradas.

Así, entre los meses de enero y febrero del presente año se registraron los picos más altos de contagios para el Perú. El gran número de casos fue una característica particular de la variante ómicron en todo el mundo, debido a su mayor capacidad de contagio. Sin embargo, debido a las vacunas y otros factores, el índice de fallecidos no se incrementó significativamente en nuestro territorio.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario