Elecciones sueños de justicia y bienestar social no desubicarse

Por: Amaron Rodríguez S.

Para el próximo 11 de abril del 2021 fue convocado oficialmente elecciones generales  donde  el pueblo peruano elije democráticamente al Presidente de la República y a los congresistas por un mandato de cinco años, a estas alturas los partidos políticos y las organizaciones política creadas para este fin,  afinan estrategias algunas novedosas, pero casi todas con cantos de sirena para enternecer a los electores y ser preferidos.

El pueblo peruano no propone a sus candidatos, lo hacen las cúpulas políticas que manejan esas agrupaciones, ellos determinan a los candidatos y entre ellos el pueblo elector tiene que buscar provisto de una lámpara de Diógenes, para ver si encuentran un candidato honesto que los pueda representar.

El pueblo aún mantiene en vigilia sus sueños de encontrar candidatos capaces de hacer realidad el imperio de la justicia contra la corrupción y acortar la vergonzosa brecha que separa a pobres de los contados ricos y por los que se afanan en alcanzar convertirse en nuevos ricos, robando la riqueza y pisoteando los derechos de los más vulnerables.

Todos tenemos nuestros sueños para los días venideros que giran alrededor de la justicia y bienestar social, debemos tener siempre claro esos sueños, que por ignorancia pueden desviarse en falsa o mala interpretación, como ocurrió en una conversación en torno a los sueños por el bienestar, le preguntaron a un integrante desubicado. Para ti cuál es el mejor de tus sueños y respondió, “el que me agarra después de almorzar”.

Esforcémonos por restaurar nuestra conciencia cívica depredada por sátrapas y falsos políticos, que solo sueñan tener la oportunidad de enriquecerse al menor descuido de las instituciones fiscalizadoras, en esta política criolla aparecen verdaderos sicarios, como se demostró en el congreso pasado, felizmente disuelto.

Intentemos detener  el estigma como dice el sacerdote Gustavo Gutiérrez, “los pobres son los que no tienen derecho, a tener sus derechos”, una realidad que atenta a la dignidad humana.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario