Dialogando con Diego: ¿Dónde iniciamos la transformación?


Por: Florencia Bracamonte Ganoza

¿Dónde iniciamos la transformación?, hay tanto por hacer; tantos dijeron lo mismo: famosos y desconocidos.   Mami, ¿Por dónde empezamos?, se expresó Diegui.

Realmente, es abrumador ver la población en corrupción, la tierra que nos sostiene en franco deterioro y el mundo en destrucción; pero nunca debemos apagarnos, pareciera un sinfín las dificultades de la vida, ella misma enseña que debes iniciar en el comienzo, esto es: Uno Mismo; todo, TODO lo demás es un añadido.

Dieguito es honroso escuchar tu preocupación, veamos: la corrupción no es algo abstracto, no es corporativo en su esencia, más bien todo acto de corrupción es el signo exterior de una voluntad o de muchas donde la esencia es un EGOISMO Fatal, Caótico, Lacerante, corrupción que agobia hasta al más puro y optimista santo; pero eh ahí donde se ve el temple de quienes tienen la actitud de no claudicar frente ello.

Así es que la transmutación inicia cuando poco a poco, eres capaz de dominar una “tentación”, cuando debes enfrentar los efectos de una acción no pensada, hipotética, no categórica, cuando la ambición quiere hacer superar el trabajo digno, con eficiencia, con inteligencia, el que te lleve a cosechar frutos en buena ley, después de haber “sembrado, bajo el cálido sol, con el frío de la madrugada, con el rocío en el rostro, con los insectos que no te permiten realizar las labores tranquilo”; así es Diegui, no confundamos Aspiración con Ambición, el esfuerzo siempre te otorga el premio esperado, tarde o temprano, porque muchas veces, ves tu esfuerzo diluirse ante fuerzas telúricas, o ante el sino y el tejido de las Moiras, pero así se tiempla el Espíritu, hijo mío, has todo lo necesario para que lo que tu Espíritu te dicte sea la ASPIRACIÓN de ser lo Mejor Siempre.

Cuando cada anochecer te alcance, luego del agradecimiento al Gran Espíritu del Universo, y en la reflexión de la noche, que tu conciencia, tu alma y el Espíritu que mora en ti sientan que tus labios esbozan una sonrisa de tranquilidad con Dios, con los ancestros, con la humanidad y contigo, porque tus días son los días del héroe anónimo que no se dejó avasallar por ningún acto de corrupción, que entristezca a alguien en  ninguna parte del planeta, y al sentir la placidez de un honrado día, vivido plenamente, sientas la bendición del Universo. Dieguito, TÚ ERES MI HÉROE FAVORITO, Te Amo Tanto, que espero que tú ELIJAS siempre lo mejor: la mejor acción y así te retornará el mejor efecto; y, así sólo así, sabrás que has hecho lo mejor para todos.   Confía, Dios siempre estará contigo y lo poquito de Él en mí, también te acompañarán cada instante de la vida que me corresponda pasar contigo.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario