Bloqueo de carreteras inaceptable protesta laboral

Por beneficios para unos exponen vidas de niños, mujeres y ancianos pasajeros

Por: Amaro Rodríguez S.

Nuestras autoridades carentes de estrategias para manejar y contener las protestas reivindicativas laborales, por muy justas que fueran y merecen la atención de las autoridades que tienen que ver en la solución de las mismas, se tolera la inaceptable práctica del bloqueo de carreteras con latente peligro para la salud y vida de niños, mujeres y ancianos que se trasladan en vehículos de transporte público y privado.

Asimismo a los nuevos bloqueos en tramos de la carretera panamericana por parte de trabajadores agrarios, como actos de presión para logar la nueva Ley Agraria, que reivindique sus derechos y pretensiones salariales, en momentos que ejecutamos riesgosos esfuerzos para nuestra salud dentro de una pandemia, en afán de contribuir a la  reactivación de nuestra destrozada economía familiar y nacional.

Con estas acciones de bloqueo de carreteras, los trabajadores agrarios, muy equivocados, en vez de ayudar de alcanzar un salvavidas para darnos esperanzas de salir de tormentosas aguas del covid-19, lanzan lastres que  hundan los esfuerzos nacionales que cada peruano aporta con su trabajo y pugna por conseguir más puestos de trabajo pensando en su familia.

En estas circunstancias necesitamos lucidez para salir de esta ilegal práctica de bloquear carreteras,  como saboteadores ocasionar enormes daños económicos, propiciar con su accionar  se malogres los alimentos y no sirvan a Dios ni al diablo, cuando hay  miles de estómagos vacios que esperan les llegue algunos de esos alimentos que se pierden por culpa de los trabajadores agrarios, que solo miran su interés personal inmediato y no los intereses nacionales del pueblo.

Para esta solución se requiere agudeza de parte de legisladores y autoridades del sector público, para entablar diálogo junto con el sector privado y optar por lo más justo, no lo ideal, porque hay una mar de necesidades, no se puede privilegiar a un solo sector, todos somos peruanos, pero para exigir nuestros derechos no todos tenemos acceso a carreteras  para bloquearlas, con esta rústica práctica que afecta derechos ajenos que merecen respeto.

Invocamos una vez más a los congresista  elaborar normas a seguir para formalizar reclamos laborales con participación de las autoridades sectoriales, demostrando agudeza de intelecto y no utilizarlo para darse vulgar maña de encubrirse y coludirse con mafias que viven del robo sistemático del dinero  público.

Deja un comentario