Mineros podrían seguir temporalmente en retamas

Mujeres y niños deben ir a una zona más segura

Es muy difícil que la reubicación de la población de Retamas se haga en el corto plazo, por lo que se analiza la posibilidad que allí solo permanezcan temporalmente quienes se dedican a la extracción de minerales y los demás vayan a Alto Charaipita 1 y 2, señaló el gobernador regional de La Libertad, Manuel Llempén Coronel.

“La situación allí es muy crítica. Quienes fueron evacuados después del deslizamiento que hubo han regresado a Retamas, la vida continúa igual y siguen en un grave riesgo. Hay una probabilidad altísima que vuelva a ocurrir un nuevo desastre, por lo que urge generar un acuerdo para que al menos mujeres y niños vivan en zonas seguras”, dijo.

INGEMMET concluyó en su estudio: Evaluación de Peligros Geológicos en Retamas, que la zona es muy crítica y con 82% de posibilidades que pueda volver a ocurrir un siniestro geológico de consecuencias inimaginables, por lo que se debe reubicar toda la localidad; y el Gobierno Regional de La Libertad envió una comunicación al alcalde distrital para que no se otorgue ninguna autorización para nuevas construcciones.

Vamos a tener que ponernos de acuerdo con la población para que quienes no trabajen directamente en la minería sean trasladados a la zona de Charaipita y Retamas quede solo como un centro de operaciones, indicó Llempén al ser consultado al respecto.

Con esto se busca disminuir el enorme riesgo y peligro que hay. La reubicación permitirá que en Retamas solo permanezcan los mineros. Según se sabe, debajo de las casas hay excavaciones para extraer minerales y, al interior de varias, molinetes para procesarlos.

Llempén recordó que cuando estuvo en Retamas, tras el deslizamiento, hubo una seria oposición a la reubicación por los mismos pobladores. Esa misma noche no querían abandonar sus casas. Tuvimos que suplicarles que pernocten en una zona de amortiguamiento y el presidente de la República, Pedro Castillo, invocó a las personas a que abandonen la zona y tampoco logró convencerlos, acotó.

El país está viviendo un silencio sísmico de muchos años y en cualquier momento puede haber un terremoto de gran dimensión, lo que sería muy lamentable para las familias asentadas en zonas vulnerables y de muy alto riesgo, como Retamas.

Allí no hay más área para crecer por lo que tienen construcciones de 4 y 5 pisos, pese a la existencia de túneles debajo, a que el suelo está debilitado y no puede soportar esas estructuras. Los túneles que hay también podrían ser inundados por el agua del río que pasa cerca, ocasionando una desgracia de graves consecuencias.

Hay normas dadas. Las municipalidades deben hacer estudios de desarrollo urbano para su expansión y para dar una licencia, pero eso no se respeta. Al parecer, en Retamas nunca han pedido una licencia de construcción municipal.

Hay una ley que prohíbe a que a las personas que invaden un terreno se les instale agua potable o energía, menos titularlos, pero la realidad indica que no se puede dejar a las personas sin estos servicios y se les debe atender.

Entradas relacionadas

Deja un comentario