Otra vez por contaminación declaran emergencia rio Moche

Pero olvidan recursos financieros para ejecutar proyecto y acciones

Por: Amaro Rodríguez S.

Ante las evidentes muestras de aguas gravemente contaminadas que discurren letales aguas por el cauce del río Moche, que acabaron con la vida de la fauna fluvial, desapareciendo peces, camarones, otras especies pequeñas, hasta los clásicos sapos, que con su croar armonizaba la naturaleza en la riberas del río, mediante D.S. N°204-2020-PCM, declara otra vez en estado de emergencia al río Moche, a petición del GORE-LL

La gradual y continua contaminación de las aguas de regadío del río Moche se inició hace unos 70 años y se acentuó cuando el Ministerio de Minería mediante Resolución Directoral N°! 44 del 18 de marzo de 1968, autorizó a la empresa Northem Mining Corporation el funcionamiento de una planta para beneficio de minerales.

A los largo de siete décadas se han emitido el estado de emergencia para mejorar la calidad de las aguas del rio Moche, altamente contaminadas por elementos físicos y químicos como arsénico, cadmio, cobre, hierro, manganeso, plomo, zinc, sulfatos de aluminio que dañas órganos, tejidos y huesos en la personas y actualmente las lluvias todavía continúan arrastrando relaves acumulados de Shorey, Quiruvilca y Samne, mas los vertidos por la planta minera Virgen de la Puerta en Agallpampa, que debe cerrase.

Los análisis para conocer el grado de contaminación de hicieron en laboratorios de Trujillo, Lima y en la Universidad nacional de Trujillo, un estudio bastante completo lo financió en el año 1976 la Junta de Usuarios del Valle Santa Catalina cuando lo presidió el ingeniero Víctor Ganoza Plaza, pero las soluciones no se dieron presuntamente por que las empresa mineras sobornaron a los funcionarios de turno, para no invertir en la descontaminación. Los agricultores afectados en los distritos declarados en emergencia por la contaminación son Quiruvilca, Agallpampa, Salpo, Otuzco. Poroto, Laredo y Trujillo.

La contaminación es un problema latente que continúa perjudicando económicamente a los agricultores por el daño ocasionado a la calidad de los suelos, la merma en la producción, sin que a los agricultores por décadas se les haya otorgado una justa indemnización, en sus justas exigencias para detener esta contaminación, siempre recibieron el apoyo directo de la Rondas Campesinas y hoy se espera la habilitación de recursos financieros para iniciar la descontaminación.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario