Trujillo volverá ser una ciudad limpia después de varios años

Con la puesta en funcionamiento de nuevas compactadoras

Pronto Trujillo volverá a ser una ciudad limpia con la puesta en servicio de las 17 compactadoras que acaba de adquirir la municipalidad provincial y ya están en Lima, con las que se recogerán unas 500 toneladas de basura cada día, señaló el alcalde Daniel Marcelo Jacinto.

En la ciudad se genera esa cifra de basura cotidianamente, la que actualmente no pude ser recogida por la falta de maquinaria, pero apenas se tenga operando en campo el  nuevo lote de compactadoras eso va a cambiar radical y positivamente.

Para ello se estima que se van a recoger por cada turno unas 250 toneladas de desperdicios. Actualmente, por la carencia de vehículos, se trabaja en tres turnos y aun así no se pude recolectar toda la basura que se saca a las calles en Trujillo.

La autoridad adelantó que el Servicio de Gestión Ambiental ya está trabajando en el diseño de rutas y horarios en lo que saldrán las compactadoras y pidió a la población que saque su basura poco antes que pasen los vehículos, para evitar la contaminación ambiental.

Cada nueva compactadora de residuos sólidos tiene una capacidad de carga de 19 m3 y con ellas se atenderá el servicio de recojo de basura en los 59 Territorios Vecinales de Trujillo, incluso se apoyará algunas campañas extraordinarias en otros distritos.

Actualmente, después de arreglarse siete antiguas compactadoras hay días en que se trabaja con 4 o 5, debido a que siempre presentan fallas. El recojo se hace en tres turnos, con 11 servicios por la mañana y noche y 4 por la tarde. En barrido se cuenta con 340 trabajadores y en la recolección 80 -incluyendo los que recogen la basura- y 48 choferes.

DIQUES EN QUEBRADA

Por otra parte, el burgomaestre indicó que en la última reunión que tuvo en Lima con el director de la Reconstrucción, Nelson Chui, fue informado que los trabajos en la cabecera de cuenca o parte alta de la quebrada San Ildefonso podrían comenzar pronto.

El ministerio de Agricultura, que ahora tiene a su cargo la unidad ejecutora para intervenir en la solución integral a este problema, empezaría a construir los 33 diques retenedores de lodo y piedras que se ha proyectado para que el agua no baje con la misma fuerza a la ciudad -como ocurrió durante los huaicos del fenómeno de El Niño costero-, o lo que baje sea lo mínimo.

“Ellos están pidiendo la transferencia de la partida económica necesaria ante el Ministerio de Economía y Finanzas para abocarse a estos trabajos”, precisó.

Deja un comentario