Pocos jueces y fiscales honestos  remecen estructura corrupta en justicia

Por: Amaro Rodríguez S.

La entronizada y  endémica corrupción en el Poder Judicial y  en el Ministerio Público, como administradores de la justicia en el Perú,  a manera de cáncer en metástasis cada vez más enmarañada en beneficio de mafias, pero por el trabajo honesto de pocos fiscales y jueces a manera de sismo,  remeció la estructura del Poder Judicial y causó temor entre los magistrados corruptos.

El Poder político se suma al poder económico, sus operadores los congresistas, actuaban  sin distinción de banderas partidarias, se articulan fuertemente para mantener la sombra de impunidad mediante el blindaje de los actos corruptos que afecten sus intereses, dejando de lado el interés nacional en privilegio de los suyos.

Para alegría de los que creemos que los cambios para alcanzar una justa administración de justicia en el Perú continuarán, ha sido el pronunciamiento de la Presidenta del Ministerio Público Zoraida Ávalos Rivera, ante el acuerdo de la Junta de Fiscales Supremos de separar al Fiscal Supremo Pablo Sánchez, encargado de investigar a otros Fiscales Supremos como presuntos actores en actos de corrupción.

La Presidenta del Ministerio Público ha sido muy enfática el afirmar que esa decisión de separar al Fiscal Supremo Pablo Sánchez,  quien realiza investigaciones no son atribuciones de la Junta de Fiscales Supremos sin haber sido delegadas y lo que pretenden es declarar la nulidad de todo lo actuado en las investigaciones contenidas en 20 carpetas durante mas  de un año de trabajo.

El pueblo peruano necesita conocer a un mayor número de jueces y fiscales, quienes con sus decisiones ajustadas a la normatividad vigente, puedan convencer al pueblo peruano que la justicia es igual para todos, eliminando la impunidad  la que secular mente imperó en nuestra patria, la justicia era para quien pueda comprarla, bastante indigno, pero lamentablemente en términos generales, una realidad.

Deja un comentario