Las Ausentes

Por: Katty Martinez Rodas

Estamos a poco de acabar el año, y ya nos faltan más de 160 mujeres. Murieron a manos de su pareja, ex, padres de sus hijos, acosadores, hijos adoctrinados del machismo. Son más de 160 familias que ayer no pasaron una Feliz Navidad, y que al buscar dar el abrazo a sus seres queridos solo tuvieron la indolencia del Estado ejemplificado en la Ministra de Justicia que estaba más apurada en partir el panetón y su chocolate en casa que cumplir por velar los derechos de todas y todos, otro ejemplo lastimero sigue siendo la Policía Nacional del Perú que a pesar de estar a pocos metros de donde están asesinando a una familia casi entera, no actuaron de manera inmediata.

Los ausentes en estas  fechas siempre nos duelen un poco más, el recuerdo y la nostalgia nos lleva a llorar, sin embargo, muchas familias no tuvieron tiempo de despedirse, y peor aún, no pueden desfogar su pena con lágrimas, no les alcanza el tiempo, porque están muy ocupados tratando de buscar justicia en los pasillos de una comisaría, ministerio público y juzgados.

Qué terrible tener instituciones que no se conmueven con el asesinato de tantas mujeres, las mismas que dejan hijos e hijas en la orfandad y muy probablemente entren a un círculo de pobreza del que pocos saldrán, algunos de ellos aún con el trauma de haber visto a papá matar a mamá. También hay muchos padres y madres que buscan justicia por la muerte de sus hijas, esas que se despidieron un día para salir a estudiar o trabajar y que después de semanas de intensa búsqueda las encuentran en algún descampado violadas, reducidas a cenizas, casi irreconocibles. La Navidad para algunos es lo de menos ahora, porque vivir en un mundo en donde su madre, hija o hermana ya no están y tuvieron una muerte tan violenta, sin culpables ni el Estado que vele por ellos, es una doble desgracia, ¿cómo decirles que se resignen o que sigan su vida, si para ellos su vida se ha detenido en el instante en que un hombre asesinó a una mujer y con ello detuvo en seco toda la vida de las personas a las que amaban?

Las personas ausentes de estas fechas duelen un poco más, pero la indolencia de nuestras instituciones es mucho más indignante. Nos faltan más de 160 mujeres (y contando, lastimosamente), pero la lucha continúa porque aún quedamos sobrevivientes, mujeres organizadas, y todo aquel que esté en contra de tanta impunidad.

Deja un comentario