Incendio pudo haber reducido a cenizas todo el mercado La Hermelinda

1 [640x480]

“Instituciones de primera respuesta evitaron que el fuego consumiera 3 200 puestos”, dijo César Florez Corbera.

El incendio ocurrido el lunes por la noche en el mercado autogestionario La Hermelinda, que dejó como saldo unos 70 puestos reducidos a cenizas y daños materiales incalculables, pudo haber sido peor y los 3 200 puestos de venta hubieran sido consumidos por el fuego intenso si no hubiera sido por el trabajo coordinado, articulado y organizado de las instituciones de primera respuesta, como Seguridad Ciudadana de Trujillo, Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos y Policía Nacional.

Así manifestó el gerente de Seguridad Ciudadana y Defensa Civil de la Municipalidad Provincial de Trujillo, César Florez Corbera, quien añadió que la intervención oportuna del personal de estas instituciones no solo sofocó el fuego y rescató a algunas personas atrapadas en los pisos altos de algunos edificios, sino que evitó la pérdida de vidas humanas y el saqueo a gran escala de los puestos de venta del centro de abastos.

El funcionario edil reconoció la labor realizada por todos los socorristas, pero particularmente destacó el valor y coraje de los más de 140 agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo que trabajaron en permanente riesgo, soportando las elevadas temperaturas, sorteando las gigantes lenguas de fuego y el fango formado por el agua de los vehículos contraincendios, y controlando a una multitud de personas que amenazaban con saquear el mercado, a las que se sumaron otras dificultades que se presentaron en esos momentos como consecuencia de la tugurización, el desorden y el caos que caracterizan al lugar.

Florez Corbera dirigió personalmente el trabajo de los agentes de seguridad ciudadana de Trujillo, desde que se inició el fuego, a las 20.45 horas, aproximadamente, del lunes último, hasta poco más de las 05.30 horas del día siguiente; además, se dio tiempo para coordinar diferentes acciones con los brigadistas de Defensa Civil, voluntarios de los Bomberos, efectivos policiales de la Comisaría La Noria, representantes del Segat, Sedalib e Hidrandina, que tuvo que cortar la energía eléctrica para disminuir el riesgo.

Al mercado La Hermelinda también llegó la alcaldesa de Trujillo y presidenta de la Plataforma de Defensa Civil de Gestión del Riesgo de Desastres de la Provincia de Trujillo, Gloria Montenegro Figueroa, quien acudió acompañada del gerente municipal, Alberto Jiménez García, pero, atendiendo algunas recomendaciones, se retiró por precaución debido al peligro que se cernía en el lugar por las grandes proporciones del incendio.

Florez Corbera lamentó lo sucedido aunque no descartó que vuelva a ocurrir otro incendio en el mercado La Hermelinda ya que los propietarios de puestos no le hacen caso a la seguridad, ellos no entienden que la ley los obliga a manejar, dentro de sus procesos de desarrollo, planeamiento y administración, todo lo que es gestión de riesgos, sin embargo, siempre argumentan que otro tiene que preocuparse por la seguridad, que tiene que partir de ellos. “La mejor respuesta, la más oportuna, la más adecuada, es la respuesta que surge de ellos mismos”, indicó.

“Hemos hechos reuniones más de 50 veces, no exagero, inclusive con asistencia de la alcaldesa; hemos hecho planes de trabajo, elaborado planes de contiengencia, hemos intentado capacitarlos por todos los lados, pero una vez que comienzan las reuniones comienzan las diferencias entre los dos grupos que existen en La Hermelinda, y cuando no hay unión no puede haber resultados positivos”, afirmó.

Florez comentó que la Subgerencia de Defensa Civil se mudó dos veces a La Hermelinda, con carpas y todo su personal, para hacer todo tipo de actividades de prevención, entre ellas capacitación, concienciación, orientación, consulta, exámenes médicos. “Atendimos todas las necesidades, señalizamos, difundimos el lema ‘Por una Hermelinda más segura’, se logró mejorar los sectores de pollos, papas, abarrotes, pero eso fue solo una parte, muy poco para el tamaño del complejo comercial”, añadió.

La Hermelinda se ha convertido en un barrio, donde hay hoteles, casas, restaurantes, bares, clubes nocturnos, mercado, calles ocupadas por los comerciantes. “Muchos todavía no entienden que el derecho de ellos a trabajar no puede estar por encima del derecho de las personas de transitar con seguridad, en cualquier lugar, principalmente en un centro de abastos. El vender no puede ser más importante que vivir”, señaló el funcionario.

En la Gerencia de Seguridad Ciudadana, hay un grupo de supervisores que trabajan en mercados. De 34 mercados que tiene Trujillo, solo 2, el Morales Bermúdez y Gran Chimar, además de Los Portales, que está en plena implementación, se han preocupado por las medidas de seguridad, los demás no lo han hecho.

Deja un comentario