Falta penales y reos  que trabajen porque cuestan al Estado 10 mil soles anual

Por: Amaro Rodríguez S.

Aún sin datos oficiales del INPE la población penal con una proyección bordearía en el 2020 más de 115 mil internos. De acuerdo a estadísticas oficiales el INPE dio a conocer una población penal al 2018 de 104,643 reos con un incremento de 5,600 reos a los  registrados al finalizar el 2017. El mantenimiento de la población penal demandó al Estado 1,352 millones de soles en 1918, con un costo de 9,924 soles anual que equivale a 27 soles diarios por cada reo.

El sistema penitenciario adolece de un agudo hacinamiento, por que los 35 penales tienen una capacidad real para albergar a 30 mil reos, pero en la práctica albergan a más de 90 mil reclusos, por lo que urge  la construcción y/o ampliación de los penales, que  tengan un área disponible parea hacerlo.

Recientemente mediante Decreto  Supremo N° 342-2019 el MEF transfirió la suma de 14.8 millones de soles al INPE, para la alimentación diaria de los presos y suscribieron el DS el  Presidente de la República Martín Vizcarra Cornejo y la Ministra de Economía y Finanzas María Antonieta Alva, quienes entregan el dinero aportado por el pueblo peruano.

Así como hay urgencia en construir más penales, también hay urgencia de legislar y aprobar leyes que obliguen a trabajar los reos, quienes con excepción de unos 15,000 reos que desarrollan actividades laborales en el interior de los penales, mas de 85,000 reos deben cumplir con trabajar y ganarse su alimento como lo hace el más pobre y honrado peruano.

Para darle al trabajo una obligación inherente a la condición humana, como también es para los cristianos un mandato divino,  se precisa en la segunda carta del apóstol San Pablo a los Tesalonicenses 3, 7-12, dice textualmente “Hermanos: Ya sabéis vosotros como tenéis que imitar nuestro ejemplo. No vivimos entre nosotros sin trabajar, no comimos de balde el pan de nadie, sino que con cansancio y fatiga día y noche, trabajamos a fin de no ser una carga para ninguno de vosotros”.

“No porque no tuviéramos derecho, sino para daros en nosotros un modelo que imitar. Además cuando estábamos entre nosotros os mandábamos que si alguno no quiere trabajar, que no coma”

Hace falta una ley para obligar a trabajar a los reos, que irán en mayor aumento, cuando haya más fiscales y jueces que cumplan con la real administración de la justicia, entonces muchos miles de funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno, por robo del dinero público tendrán que pisar los penales y ganarse el alimento con el sudor de  su frente.

Deja un comentario