Elecciones 2021 cuidado con mercaderes de la política

Por: Amaro Rodríguez S.

Aprendamos “el burro no se tropieza dos veces con la misma piedra”

 Bajo la penumbra y oscuras sombras proyecta por la pandemia del Covid-19,  ciudadanos tildados de políticos, algunos cazurros  a “sotto voce” sostienen continúas reuniones por para urdir estrategias  que les catapulta  para alcanzar la Presidencia de la República y una curul en el Congreso de la República  durante las elecciones generales del 2021.

Tengamos presente la endeble e improvisada clase política aglutinados en organizaciones política cono partidarios, de “partidos” que no tiene un ideario, menos una doctrina que los unifique y cumplan un plan de gobierno conocido por el pueblo, con  acciones a emprender, que apunten cómo alcanzar su bienestar, sin o es así estaríamos ante los mercaderes de la política, quienes destruyeron la  fe cívica del pueblo..

Esperamos más civismo  en nuestra ciudadanía  en estas elecciones democráticas, no volvamos a equivocarlos con elección de candidatos que defraudaron, traicionaron a sus electores y muchos se dedicaros al  robo directo del dinero público de todos los peruanos. Aprendamos a no equivocarnos, el burro señalado erróneamente como el animal al consideramos el más ignorante, pero nunca tropieza dos veces con la misma piedra. Es una lección para nosotros.

Ya empezará a salir a luz las movidas que se dan bajo la penumbra del Covid-19, pero de hecho, los titulares de los partidos políticos como especialistas  en ventricología, y expertos titiriteros, manejan muy bien a entrenados candidatos de su entorno, de acuerdo al diseño de la estrategia política para alcanzar el fin que justifique  los medios, al estilo maquiavélico

Esperamos que esta pandemia nos enseñe a ser más solidarios, más transparentes, aunque para algunos será como pedir peras al olmo, pero invocamos el espíritu cristiano, para rectificarnos, solo cuenta la voluntad de hacerlo, no olvidemos el evangelio de Lucas 19, 13-30 “Yo os aseguro  que un rico difícilmente entrará en el reino de los cielos, es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja”

La moral y a la ética prohíbe a las personas, no a los individuos, desempeñar los cargos públicos en política,  sin presentase en actitud camaleónica y si tienen la necesidad de hacerse, ricos o acrecentar fortuna robando al pueblo, están condenados, no se puede servir a dos dioses, o al único Dios universal, o al demonio. Tenemos libertad de escoger.

Deja un comentario