Defensoría del Pueblo demanda a 68 gobiernos locales de La Libertad asegurar un tratamiento adecuado del agua que se distribuye a la población

Ante la evidencia del abastecimiento de agua no apta para consumo

  • Es una constante la presencia de coliformes totales en el agua a causa de la falta de tratamiento.

Con motivo de los resultados del Informe N° 34-2019-GRLL, elaborado por la Gerencia Regional de Salud, que detalla el mal estado de los sistemas de agua y la calidad bacteriológica del líquido elemento en diversas localidades de La Libertad, la Defensoría del Pueblo demandó a 68 gobiernos locales, presentes en las 12 provincias de la región, iniciar las acciones para corregir los factores que actualmente causan el abastecimiento de agua no apta para consumo humano.

El referido documento reporta que, en la provincia de Trujillo, en los distritos de Huanchaco, Laredo y Moche, los sistemas de agua de las zonas urbana y rural presentan deficiencias en la captación, líneas de conducción, red de distribución y/o conexiones domiciliarias. En los sectores El Tablazo, Nuevo Paraíso, Campiña La Merced, Quirihuac, Cruce El Gallo, Torres de San Borja y Simbal parte alta, las muestras de agua superan los límites máximos permisibles en el parámetro de coliformes totales, lo cual constituye un riesgo para la salud.

En la provincia de Virú, los distritos de Chao y Virú registran alto riesgo, específicamente en los sectores de Chao, Buena Vista, Tanguche, Víctor Raúl y El Niño, por cuanto se presenta deficiencias en el sistema de conducción del agua potable, que provoca que el agua no sea apta para el consumo humano. Esta situación se origina porque no se realiza la cloración del agua en los reservorios o se realiza de forma esporádica, y por la falta de una adecuada gestión de control de calidad del agua que consumen los usuarios a través de una Junta Administradora de Servicios de Saneamiento (JASS).

Similar situación se reporta en las provincias de Chepén, Pacasmayo, Ascope, Santiago de Chuco, Sánchez Carrión, Pataz, Otuzco, Julcán, Gran Chimú y Bolívar, en la mayoría se detectó alto y muy alto riesgo debido a que no se realiza un adecuado control de la calidad del agua que se suministra a los usuarios. Asimismo, en varias localidades no se ha conformado una JASS.

El agua destinada para el consumo humano debe estar exenta de bacterias, coliformes totales, virus, huevos, larvas, entre otros factores microbiológicos y parasitológicos. La Ley Marco de la Gestión y Prestación de Servicios de Saneamiento establece que es función de los gobiernos locales asignar los recursos para el financiamiento de inversiones en materia de infraestructura de saneamiento.

La Defensoría del Pueblo continuará supervisando los servicios de agua y saneamiento para asegurar que los gobiernos locales adopten las medidas para superar los factores de riesgo en el sistema de abastecimiento, con la finalidad de salvaguardar el Derecho Humano al Agua de la población.

Deja un comentario