YARA PERÚ: Región Norte puede convertirse en la potencia agroexportadora del Perú

  • Se maximizaría la producción de arándanos, mangos y mandarinas y promover cultivos rentables como el cerezo y las frambruesas.

La Libertad se consolida como la tercera región agroexportadora del Perú gracias a los envíos de paltas, arándanos, espárragos, superando los 1150 millones de dólares anuales. El destrabe del proyecto de irrigación Chavimochic III catapultaría a la región Norte como “potencia de la agroexportación peruana” principalmente por una mayor producción de arándanos; sin embargo, agroindustrias y productores deben apostar por una agricultura sostenible y saludable.

Las agroexportaciones desde la Libertad pasaron de USD 58 millones en el año 2000 a más USD 1,150 millones en el 2018. Es decir, un incremento sostenido de 20% al año, llegando a más de 45 destinos diferentes entre los que destacan USA, Países Bajos, España y el Reino Unido. La comercialización de arándanos frescos superó los USD 410 millones; mientras que las paltas frescas bordearon los USD 293 millones y los espárragos -frescos, conservas y congelados- obtuvieron USD 195 millones.

Para Martín Ponce, gerente de ventas de la región Norte de Yara Perú, el éxito de la región responde a las buenas prácticas agrícolas empleadas por las agroindustrias y productores. “No solo basta con alcanzar rendimientos competitivos por hectárea, es fundamental asegurar la calidad y la sanidad del cultivo ante mercados internacionales cada vez más exigentes. Sin un programa de nutrición de cultivos balanceado, manejo fitosanitario y gestión del agua y del suelo no se produciría tan eficientemente.

Oportunidades

El norte del Perú -La Libertad, Lambayeque y Piura- es un territorio óptimo para producir diversos cultivos durante todo el año debido a la diversidad de microclimas. La región tiene potencial para maximizar la producción de arándanos, mangos, mandarinas, etc., y promover nuevos cultivos rentables como el cerezo y las frambuesas cuya demanda en el mercado internacional está insatisfecha.

“El destrabe de Chavimochic III en La Libertad incrementaría las áreas cultivables en 63,500 nuevas hectáreas y permitiría mejorar otras 48 mil. De todas maneras, la ejecución de este proyecto de irrigación potenciaría la agroexportación y generaría miles de empleos indirectos que requiere la agricultura para desarrollarse”, señaló el ejecutivo de Yara.

Agricultura sostenible y saludable

La rentabilidad económica, el respeto por el medio ambiente y la seguridad de agricultores y consumidores son los pilares sobre los que descansa la sostenibilidad de la agricultura. Se trata de maximizar la eficiencia productiva, minimizando los recursos utilizados por unidad de alimento producido y el impacto ambiental.

La Unión Europea ya puso en marcha una serie de políticas ambientales con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que genera la agricultura. El año pasado recomendó a los agricultores sustituir la urea por fertilizantes basados en nitratos. Esta medida reduciría hasta en un 60% las emisiones de GEI por unidad de nitrógeno.

Por otro lado, cada vez son más los mercados que imponen restricciones a la importación de cultivos por medidas sanitarias. “A inicios de año se estableció un nivel máximo de presencia de cadmio (metal pesado) en el cacao. Hoy se le exige a nuestro mango estar libre de mosca de la fruta para poder ingresar al mercado europeo. Esta tendencia continuará con restricciones más severas porque los mercados quieren productos más saludables para sus poblaciones.

Para Yara, empresa noruega líder mundial en producción y comercialización de nutrientes para cultivos, parte de la respuesta al problema está en una adecuada nutrición del cultivo. Los agricultores deben proporcionar un manejo integral de la nutrición del suelo y de las plantas para controlar la toxicidad de diferentes metales pesados y aumentar la resistencia ante posibles plagas y hongos.

Entradas relacionadas

Deja un comentario