Tiempos difíciles

Por: Eduarvic la Rosa Espinoza

Abogado penalista

Pese a la existencia del Consejo Nacional de Política Criminal (creado por Ley 29502) donde el espíritu de política reposa sobre conceptos de prevención y no de sobre punición que actualmente vivimos, somos una sociedad de riesgos y altamente sensible donde, sin querer, hemos convertido a la política criminal en una política represiva, simbólica y selectiva.

Tiempos de populismo punitivo e inseguridad jurídica nos aquejan. Los últimos acontecimientos vividos la semana pasada en nuestro país son el reflejo, y nos permite identificar que la justicia, algunas veces, depende del lugar donde eres juzgado y del tamiz mediático del futuro caso (Caso: Adriano Pozo), y que, el piurano no hace show, si no, comete apología al feminicidio (Caso: Tony Rosado) muchas veces estos casos se convierten en condenas sociales predictibles en función a la alarma social de momento.

La doble moral como forma de vida en nuestro país no nos permite poner en práctica principios y valores que todos debemos respetar sin discriminación, no olvidemos por apasionamientos que el derecho a una vida libre sin violencia es un derecho universal de protección a hombres y mujeres, la violencia afecta tanto a ambos, que por su impacto varíe según el sexo de la víctima es distinto, pero en esencia es lo mismo.

La doble moral hace que vayamos posteando “ni una menos”, cantando las canciones de Paquita la del Barrio “Rata de dos patas” y Marisol: “Así son los hombres”, mientras llevamos un libro de derecho bajo el brazo.

Entradas relacionadas

Deja un comentario