Políticos aventureros deben olvidar la “coimisión” del 10%

Por: Amaro Rodríguez S.

Cúpulas partidarias barajan nombres de presuntos corruptos candidatos al Congreso

La ambición de alcanzar un cargo político público mediante elecciones democráticas de abril del 2021, ya causa desosiego entre presuntos favorecidos por cúpulas partidarias, para figurar en una lista de candidatos para el Congreso de la República por alguna organización política, e iniciar los discursos demagógicos para alcanzar su fin.

Las elecciones generales ofrece un escenario variopinto de listas de candidatos dispuestos en invertir en gastos de campaña,  aliándose para el caso con inescrupulosos padrinos y alcanzar el cargo público pretendido, muy redituable para los interesados, aunque signifique priorizar el dinero mal habido, sobre el honor de sus respectivas familias.

Esos políticos sin trayectoria de servicio a sus comunidades, los mueve el único afán de lucrarse coludiéndose para robar el dinero del pueblo peruano por la casi institucionalizada comisión del 10% para mí, es una simple coima o “coimisión” adicional a los suculentos honorarios, aunque para unos resultan demasiado poco para poder cumplir la función encomendada por sus partidarios que lo eligieron.

Este robo descarado del dinero público lleva décadas o siglo en practicarse, está más extendido en los gobiernos municipales, regionales y altos funcionarios del gobierno central, también entre ministros, Presidente del gabinete ministerial y alcanza a Presidentes de la República a quienes actualmente se los juzga e investiga por delitos.

Una anécdota  se hace unos 60 años, el Presidente de la República del Manuel Odría a través del Ministerio del Interior nombró como alcalde de un distrito de la provincia de Tarma, a uno de sus compadres. Este ciudadano seguramente un honesto lugareño, pasado un semestre llegó a Lima y fue a Palacio de Gobierno a visitar a su compadre General Odría.

En esa entrevista con su compadre le dijo que está trabajando por su pueblo, pero no tiene ingresos, porque el cargo de alcalde no se paga, es ad honorem, entonces el Presidente de dijo para tu distrito dispuse un buen presupuesto para obras, y el alcalde le dijo que ya está haciendo obras, entonces Odría le dijo compadre Ud. es muy inocente, pregunte a los otros alcaldes como ellos si tienen buenos ingresos económicos haciendo obras.

Es tiempo más que suficiente para empezar a frenar el robo coludido que se ejecuta con la ejecución de obras adquisiciones de  bienes y servicios, compete a todos participar  contra esta endémica corrupción y tanto ciudadanos e instituciones apoyados por la prensa nacional responsable, hacer público estos robos al Estado y con información confiable pueda el Ministerio Público iniciar de oficio las investigaciones y sancionar los delitos.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario