Nefastos sicarios del conavirus emergen para ayudar misión mortal

Por: Amaro Rodríguez S.

Como si la espantosa pandemia del Covid 19 no fuera suficiente para cumplir su letal misión a nivel mundial  cegando vidas, emergen diabólicos sicarios que lo ayudan a exterminio de vidas humanas, alentadas por ganancias obtenidas con el robo de los recursos públicos,  destinados a  mitigar y contener la mortandad que se registra en el mundo.

En ese tétrico cuadro aparecen los novísimos  Judas que venden la vida de sus hermanos a cambio de las “30 monedas” para obstruir y dejar sin recursos públicos a las instituciones del Estado, que urgen adquirir en el mercado insumos y equipos que se requiere urgentemente para proteger la salud de una población embestida por el nefasto Covid 19.

En nuestra patria hay ya evidentes indicios de esos sicarios de la  muerte, que se dan maña para elevar astronómicamente los costos de las adquisiciones durante la emergencia en la que no se requiere licitación pública para contratar  con proveedores y poder comprar los productos que ayuden a salvar vidas de nuestros compatriotas.

A los rapaces y oscuros carroñeros,  novísimos Judas, quien con un beso entregó al Hijo del Hombre para ser sacrificado, a esos rapaces les alcanzará la sentencia bíblica de  Cristo   que pronunció en  referencia a  Judas “mas le valdría no haber nacido” para no tener que recibir la sanción divina, que bien sabemos el triste final de un traidor.

Actualmente fluye mucho dinero en el afán de hacer frente a este flagelo, que semeja a  una de las plagas divinas acontecidas en Egipto y los audaces carroñeros agudizan sus sentidos, urden tramas para ocultar el robo de los recursos públicos. En estas circunstancias, todos los que aún mantenemos principios morales y éticos desde donde nos encontremos, estamos obligados a fiscalizar y también por emergencia al estilo de ronderos a los que se coja in fraganti, iniciar la sanción popular.

Entradas relacionadas

Deja un comentario