Las mascarillas se convierten en el nuevo producto masivo contaminante

Especialistas recomienda a la población en general, excepto al personal de salud, el uso de mascarillas de tela lavable y reutilizable, bajo lo establecido por el Minsa.
Tras la expansión del coronavirus a nivel mundial, Gobiernos de diferentes países han determinado normas sanitarias como el uso obligatorio de cubrebocas o también llamadas mascarillas, para proteger a la población del COVID-19.
A pesar de que las normas también establecen el distanciamiento social, es inevitable la continuación de las actividades comerciales, como la atención en bancos, mercados, restaurantes, así como también en espacios como el transporte público, taxis, y otros. Que generan interacción entre las personas, y, aunque se establece una distancia prudente, el uso de las mascarillas continúa siendo obligatorio.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los Gobiernos que el uso de las mascarillas quirúrgicas o con filtros, sea exclusivo del personal de salud. Mientras que para la población en general, se prefiere el uso de mascarillas de tela, siempre y cuando cumplan con las características del Ministerio de Salud (Minsa).
“La salud de las personas es muy importante, pero el cuidado de nuestro medioambiente también lo es. Es necesario que el Gobierno implemente normativas del uso responsable de las mascarillas y guantes, así como el tratamiento de estos residuos. Desde el punto de vista ecológico, exhortamos a la ciudadanía a utilizar mascarillas de tela, ya que estas son lavables y reutilizables. Siempre que cumplan con las recomendaciones del Minsa”, aseguró la líder de la ONG Tierra y Ser, Erika Schaefer.
Asimismo, refirió que estamos frente a una pandemia mundial por coronavirus, y esto no nos limita a efectuar acciones de protección de nuestro medioambiente. Desde la ONG Tierra y Ser vienen efectuando campañas no solo de apoyo a la población, sino también a favor del planeta, a través de los llamados “Ecoguerreros”.
 

Entradas relacionadas

Deja un comentario