JORGE QUIPUZCO VALDERRAMA, EL HOMBRE DE LOS GOLES OLIMPICOS

Por: Percy J. Paredes Villarreal

 

En días pasado fui invitado a participar en un conversatorio deportivo para hablar sobre la trayectoria deportiva de uno de los destacados punteros izquierdos que ha tenido el futbol trujillano. Me refiero a Jorge Quipuzco Valderrama, más conocido como “caraguay” o “zorrillo”, para sus amigos y compañeros deportivos.

 

Del mismo modo, en el año de 2019, escribí un articulo sobre la trayectoria de este destacado puntero izquierdo chiclinense, que se paseo por diferentes equipos de futbol tanto local como nacional. Destacando y demostrando sus cualidades y dotes deportivos. Por lo que a continuación, con la información actualizada, quiero hacer un homenaje postumo a este destacado alero izquierdo.

 

SUS ORIGENES EN EL FUTBOL:

A lo largo de la historia deportiva chiclinense, hemos podido identificar y conocer la relación existente entre familias con las diferentes disciplinas deportivas que se han practicado en esta comunidad hibrida; donde padre, hijos/as, nietos/as, sobrinos/as, yernos o nueras, han estado vinculado con algunas de estas actividades. Particularmente, con el Fútbol y el Voleibol que hasta la fecha viene predominando; demostrando una relación hereditaria y cultural, que se ha transmitido de manera endocultural y de generación en generación.

Una de las familias vinculadas con el deporte han sido Quipuzco Valderrama, donde el patriarca de esta familia, posteriormente los hijos han practicado el Fútbol y las hijas han sido destacadas voleibolistas; del mismo modo, los descendientes han participado en estas dos disciplinas deportivas. Llevando en sus venas el amor al deporte.

Lauro Quipuzco Rivera, fue un destacado puntero derecho del Club Sport «Alfonso Ugarte» de Chiclín, de la época dorada del balompié chiclinense, quien jugo al lado de Feder “Cuchala” Larios, Valentín Sánchez, “Pato Loco” Jaime López, “Tanque” Aparicio, “Cohete” Ugarte, y Manuel Díaz, conformando una de las poderosas delanteras que hicieron sufrir y pasar angustia a muchos defensas y arqueros, pertenecientes a diversos equipos locales, nacionales e internacionales. Tuvo en sus hijos e hijas, los continuadores del deporte, sobresaliendo en el futbol y voleibol.

Jorge Quipuzco Valderrama, segundo de los hijos varones, fue uno de los pocos punteros izquierdos que ha tenido el fútbol chiclinense, trujillano y que a su corta edad se perfilo como uno de los grandes delanteros que ha tenido el país.

Su carrera futbolística lo inició en los «Diablitos Rojos» de Chiclín por los años de 1958, en que junto a su hermano Lauro y un grupo de jóvenes de aquella época conforman este club deportivo a raíz de la llegada de la Academia de futbol “José Soriano”,  dirigido por el destacado guardameta chiclayano que llego a vestir y defender el arco del “Alfonso Ugarte de Chiclín” en los inicios de la década de los 40, y que rápidamente fue contratado por el “Banfield de Argentina” y posteriormente, paso a formar parte de la escuadra del “River Plate” de ese país, defendiendo los colores de ese equipo por muchos años.

Soriano fue denominado el “caballero del futbol”, porque cuando se acercaba al árbitro se retiraba la gorra de la cabeza y con las dos manos detrás se acercaba para reclamarle o escuchar alguna llamada de atención. Como guardameta, tenía el estilo de salir a cortar el ataque por alto y por los costados.

Retirado del futbol, Soriano conforma la Academia que lleva su nombre y comienza a viajar por gran parte del país, reclutando a los mejores jugadores para que formen parte de esta institución deportiva donde recibían la formación técnica, disciplina, luego eran promovidos a los grandes equipos. De esta institución salieron muchos jugadores que llegaron a formar parte de diversos clubs limeños como Héctor Chumpitaz, Víctor Rostaing, Manuel Grimaldo, “Taca Taca” Muñoz, inclusive “Chicamero” Quispe llegó a vestir la casaquilla en sus inicios como Futbolista.

Esta academia deportiva llegó a Chiclín en los años de 1957, para realizar un encuentro amistoso con el “Alfonso Ugarte de Chiclín”. Por lo que, algunos dirigentes de aquellos tiempos deciden constituir una academia al cual lo denominaron “Diablitos Rojos” diminutivo porque estaba conformado por jóvenes y adolescentes, cuya  mayoría de jugadores de ese equipo de futbol eran  hijos de los jugadores del “Alfonso Ugarte de Chiclín”, y también los hijos de los empleados de la ex hacienda.

SU PASO POR EL UGARTE, MANUCCI HASTA LLEGAR AL UNIVERSITARIO DE DEPORTES:

Después de estar cerca de dos años en los “Diablitos Rojos” de Chiclín,  en que pasaron de segunda división a primera en la liga de futbol del “Valle Chicama”,  Jorge fue promovido al equipo mayor conjuntamente con su hermano Lauro, “Lolito” Paredes, “Chicharra” Pereda, “Coco” Cúchala Larios, entre otros chiclinenses que ya destacaban en el futbol local.

Para el año de 1962 el Carlos A. Manucci, equipo que fue fundado por esta familia italiana que llegaron a inicios del siglo pasado instalándose en Ascope, dedicándose al comercio. Posteriormente, a mediados de la década de los 50 se trasladan a la ciudad trujillana, cambiando de rubro comercial, dedicándose a la venta de autos. Es allí, donde el hijo mayor Carlos se dedica a la actividad de la carrera de autos; posteriormente, incursiona en el voleibol conformando una de las mejores escuadras que tuvo Trujillo; luego a inicios de los 60 del siglo pasado ingresa en el futbol, comprando la categoría a un equipo de primera división, de esa manera se incorpora a la Liga distrital de primera división de futbol.

En el año de 1963, Quipuzco siendo muy joven llega a vestir la casaquilla del Carlos A. Manucci de Trujillo, conjuntamente con “Chueco” Barrantes, “Coco Cuchala” Larios, “Perrito” Vilchez, entre otros, logrando obtener el sub campeonato de ese año; al ver las condiciones y habilidades futbolísticas fue contratado por el Universitario de Deportes jugando todo el años de 1965, teniendo como compañeros a José Fernández, Nicolas Fuentes, Héctor Chumpitaz, Ronco Rodríguez, Zavala, “Coco Cuchala” Larios, “Kilo” Lobatón, el “Colorao” Casareto, entre otros; en ese año los “cremas” obtienen el Sub Campeonato y participan en la “Copa Libertadores”, conjuntamente con el Alianza Lima, enfrentándose a los equipos brasileños.

 

SU RETORNO AL “ALFONSO UGARTE” Y SU PARTICIPACIÒN EN LOS CUATRO PRIMEROS CAMPEONATOS DESCENTRALIZADOS, Y LA OBTENCIÒN DE TRES PRIMERO TITULOS DE LA COPA PERU:

En el año de 1966, se inicia el I Campeonato Nacional Descentralizado de fútbol en nuestro país, todos los equipos que participaron, incluyendo el «Alfonso Ugarte» de Chiclín, comienzan a reforzarse. Por lo que, a solicitud de Máximo Lobatón entrenador del club chiclinense  propone contratar a un puntero izquierdo, los dirigentes ugartinos hacen las gestiones ante el club Universitario de Deportes de Lima, para que su puntero izquierdo  Jorge Quipuzco sea prestado y juegue ese primer año en el equipo de su tierra, siendo cedido; por lo que, retorna a vestir la casaquilla «roja y blanca», conjuntamente con Martín Carbajal,  “Periquín” Asmat, “Vitoco” Arce, Hernán Meléndez, “Melachoni” Mendoza, Erasmo Gamboa, “Tito” Salavarria,  “Lolito” Paredes, “Chicamero” Quispe, Vicente “Chocolatín” Montero, Segundo “Perro” Mendoza, “Pele” Carbajal, entre otros; también jugó con los argentinos: Sanguinetto, Vichera, Arrigo.

Culminado este primer certamen descentralizado, los chiclinenses tuvieron un resultado opaco sin poder ocupar los primeros 6 lugares del certamen, para que puedan mantenerse en primera división; por lo que tuvieron que bajar a jugar “Copa Perú”, enfrentándose al campeón de la liga trujillana el “Sanjuanista”, ganándole en un tercer partido. De esa manera obtienen el título de campeón Departamental pasando a la etapa regional enfrentándose al “Samanco” de Chimbote, “Valdivieso” de Cerro de Pasco y al “León de Huánuco” del mismo departamento; logrando el primer lugar de manera invicta y pasan a la etapa final a jugarse en la segunda quincena del mes de mayo de 1967, donde obtienen el apreciado título de la primera Copa Perú. Para ello, vencieron a sus rivales: Melgar de Arequipa (1 a 0), Cienciano del Cusco (2 a 0), Octavio Espinoza de Ica (4 a 1), tuvieron una derrota contra el Aurich de Chiclayo (2 a 0), y luego le ganan al Colegio Nacional de Iquitos (CNI) por la cuenta de 3 a 2.

Debemos mencionar que en el primer campeonato descentralizado, Quipuzco cumplió una destacada campaña llegando a ser el goleador del equipo chiclinense; teniendo que retornar a su equipo de origen el Universitario de Deportes. A la vez había el interés del Club Alianza Lima para que el puntero izquierdo de los “Diablos Rojos”, juegue en el equipo intimo; asimismo el nuevo entrenador ugartino, «Mano Santa» Fernández Roca, pide la continuidad del puntero izquierdo chiclinenses en las filas, para que participe en la Copa Perú.

El amor al club de su tierra, lo hizo desechar la oferta de los «blanquiazules» y decide continuar en el Alfonso Ugarte de Chiclín, convirtiéndose en una pieza fundamental en la obtención del Primer Título de la Copa Perú. Jugando desde la etapa departamental hasta la final en que logran obtener el I título del futbol amateurs.

Debemos destacar que Jorge Quipuzco fue titular indiscutible durante toda la campaña en los «Diablos Rojos» de Chiclín, obtuvieron el Titulo de la I Copa Perú. Culminado este Primer evento, es convocado a la preselección nacional para que participe en los juegos Panamericanos a realizarse en Canadá.

Su identificación con su tierra y el club chiclinense, lo lleva a seguir jugando el II campeonato descentralizado, en que nuevamente los “Diablos Rojos de Chiclìn”, no logran mantenerse en la profesional del futbol peruano; descendiendo a jugar en su liga de futbol.

Al finalizar este II certamen deportivo nacional, las reglas de juego de este campeonato indicaba que los clubs que bajaban no podían enfrentarse con el ganado de la etapa departamental como lo fue en el certamen anterior. Por lo que, los directivos de los “Diablos Rojos” deciden prestar a sus jugadores a diversos equipos de futbol que jugaban en esta II Copa Perú; por lo que, por ejemplo “Lolito” Paredes y “Chicamero” Quispe son prestado al “Alianza Guadalupe”; el “chino” Vergel, Hernán Meléndez, “Chupaca” Guerrero, Oscar Villalobos, “Cholo” Castillo, Segundo Frontado, “Vitoco” Arce, “Pele” Carbajal, Humberto Paredes, “Chupón” Carrión, jugaron por el “7 de junio”.

Mientras que Jorge Quipuzco conjuntamente con su tocayo Vichera fueron contratado por el «Carlos A. Manucci» de Trujillo, quién había obteniendo el título de la Liga de Futbol Trujillano, teniendo que enfrentarse a equipos del Valle Chicama como lo fueron el “7 de junio”, que se había reforzado con casi todo el equipo chiclinense; el “Alianza Guadalupe” del Valle Jequetepeque; entre otros. Los carlistas lograron llegar a la etapa departamental, en que obtienen el título; por lo que deciden reforzarse con jugadores ugartinos como: Oscar Villalobos, “Chupón” Carrión, “Chupaca” Guerrero, entre otros; y bajo la conducción del “Chueco” Honores, lograron pasar a la siguiente etapa regional y posteriormente a la final de la “Copa Perú” obteniendo el campeonato de la II Copa Perú 1968.

Su primera participación en el II descentralizado no le fue tan bien a los carlistas, por lo que tuvieron que bajar; a la vez, el reglamento se vuelve a modificar en esta oportunidad en favor de los manuccistas, en que deciden hacer un tercer partido entre el campeón de la etapa regional que fue el “Alfonso Ugarte de Chiclìn” y el Manucci que había descendido, dicho encuentro fue de 2 fechas siendo ganador los carlistas en ambos partidos. Por lo que fueron los que lograron ir a la etapa final de la Copa Perú, obteniendo nuevamente el título de la III Copa Perú en 1969, siendo Jorge Quipuzco uno de los artífices de la obtención de las dos finales.

Además de los títulos obtenidos de “Copa Perù”, Jorge Quipuzco, llego a jugar el descentralizados hasta el año de 1972 (Alfonso Ugarte 2 años, Carlos A. Manucci 2 años y el Miraflores FBC de Lima, por dos temporadas). Para el año de 1973 juega en el equipo de «Trupal» hasta el año de 1976 en que se retira del balompie para luego ponerse el buzo de entrenador y dirigir al equipo que lo llevó a la fama el «Alfonso Ugarte» de Chiclín.

Debemos destacar algunas cualidades de Jorge Quipuzco Valderrama: 1) fue un puntero izquierdo muy hábil, veloz, dribleador, con potente disparo; 2) Una de sus cualidades era sus famosos goles olímpico que los hacia desde el córner, y que difícilmente los arqueros podían controlarlo; 3) Fue campeón de la Copa Perú en tres oportunidades (uno con el Alfonso Ugarte de Chiclín 1967 y dos con el Carlos A. Manucci de Trujillo 1968-1969); 4) Jugó 6 Campeonatos Descentralizados 1966 a 1972), con el Alfonso Ugarte de Chiclín, Carlos A. Manucci de Trujillo y Deportivo Miraflores FBC de Lima; 5) Fue Jugador y entrenador en el «Trupal» durante 5 años, obteniendo títulos en la liga de fútbol de Santiago de Cao y el Valle Chicama; 6) Dirigió al Club Sport «Alfonso Ugarte» de Chiclín.

Lastimosamente el día viernes 22 de septiembre, por la mañana Jorge Quipuzco Valderrama ha dejado de existir; nuestras condolencias a toda la familia. De esa manera, queremos rendir un justo homenaje a uno de los grandes punteros izquierdos que ha tenido el balompié chiclinenses y trujillano; a la vez resaltar la trayectoria futbolística, y que en todo Club deportivo donde ha jugado, ha puesto en alto la tierra que lo vio nacer. Gracias Jorge Quipuzco Valderrama, por hacernos sentir orgulloso de ser chiclinense.

 

Deja tu comentario