IFAW apoya y asiste a la I Conferencia de Alto Nivel de las Américas sobre el Comercio Ilegal de Vida Silvestre en Perú

La intensificación del comercio ilegal de vida silvestre amenaza la abundante biodiversidad de todas las especies de la región

Lima, octubre del 2019.- El tráfico de flora y fauna silvestres es la tercera actividad ilícita más lucrativa del mundo luego de la comercialización de drogas y armas. Mueve 20 mil millones de dólares aproximadamente al año, según la Agencia de Policía Internacional (Interpol). En el Perú, altos funcionarios y ONG´s se han reunido para hablar sobre esta problemática. El encuentro tiene como objetivo la firma de la Declaración de Lima, un compromiso formal para abordar el comercio ilegal de vida silvestre, y desarrollar acciones colaborativas multilaterales para combatir su proliferación.

En el Perú, las aves son la especie más afectada por el tráfico ilegal, seguido de los mamíferos y los reptiles. Este 3 y 4 de octubre, se está desarrollando la I Conferencia de Alto Nivel de las Américas sobre el Comercio Ilegal de Vida Silvestre donde estará presente representantes del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW por sus siglas en inglés).

América Latina cuenta con más del 40 por ciento de la biodiversidad y más de una cuarta parte de los bosques de todo el planeta, lo que convierte a la región en un blanco mundial para el comercio ilegal de vida silvestre. Por esta razón, la acción inmediata es crítica para la supervivencia de muchas de las especies de la región.

La escala te este comercio ilícito puede variar desde la matanza de elefantes en el extranjero por el marfil, la venta de reptiles y aves exóticas como mascotas domésticas, hasta partes del cuerpo de un jaguar usadas para medicinas tradicionales.

Uno de los aspectos de la conferencia que ha llamado la atención, debido a su significado regional es la caza furtiva y comercio del jaguar, las partes de su cuerpo y otros derivados. “El jaguar es la especie de felino más grande del mundo. Más allá del factor perjudicial que puede llevar al ecosistema, tiene una enorme importancia cultural. La acción conjunta de colaboración, de la cual se ha hablado mucho en esta primera conferencia regional, es fundamental para abordar el comercio ilegal de vida silvestre, que es universalmente reconocido como una amenaza creciente para esta especie clave”, afirma Joaquín de la Torre Ponce, Director Regional de IFAW para América Latina y El Caribe.

El tráfico de vida silvestre depende en gran medida de redes sofisticadas, y suelen involucrar sobornos, lavado de dinero y, a menudo, violencia. Por lo tanto, el comercio ilegal de vida silvestre es un crimen que no solo amenaza la biodiversidad de especies, sino también a la seguridad humana.

Deja un comentario