Antropología y futbol (I parte)

Por: Percy J. Paredes Villarreal

Tradicionalmente, se habla y se ha escrito mucho referido a  la antropología como ciencias sociales, se alimenta de la etnohistoria, de la etnolingüística y de la arqueología; para estudiar la evolución del hombre,  la comunidad y  su relación con la naturaleza. Uno de estos antropólogos que nos habla mucho fue Ralp Beals.

Esa interpretación ha ido evolucionando en el sentido de que los estudios de la comunidad, en muchos de los casos toman en cuenta el papel histórico que ha tenido desde sus orígenes hasta la actualidad. Podemos encontrar una serie de patrones culturales, costumbres, tradiciones, etc.; que en algunos de los casos se han ido extinguiendo, como otros se han adecuado a los diversos cambios socioculturales, políticos y económicos; y en otros se han ido creando  expresiones o manifestaciones dentro de la comunidad.

Del mismo modo, encontramos una característica muy peculiar en los historiadores, particularmente “Tito” Flores Galindo quién recogió la metodología antropológica para conocer la historia de algunas comunidades; para lo cual, tomo algunas técnicas de recolección de información, como: a) entrevistas, b) observación y conjuntamente con la recopilación de  fuentes escritas comenzó a reconstruir la historia no tan solo a nivel nacional, también lo hizo particularmente en los territorios pequeños y  comunitarios.

Asimismo, Juan José Pujadas Muñoz, nos describe un tema que en estos últimos tiempos se ha convertido en una moda, me refiero al método biográfico, como el uso de las historias de vida en ciencias sociales. Es decir  a través de algunos protagonistas o actores dentro de la comunidad, en instituciones u organizaciones sociales, políticas, económicas, deportivas,  han podido dar vida a una serie de hechos sociales e históricos en un determinado tiempo y espacio.

Y por último, desde las aulas universitarias de nuestra Alma Mater, hubieron pocos docentes que nos orientaban en las investigaciones antropológicas, particularmente nos decía que deberíamos identificar una determinada comunidad, a partir de allí visitarlas permanentemente, recopilar información escrita, testimonios, entrevistas y también hacer observación directa o participante, para conocer la diversidad de problemas, temáticas, etc., de esta.

Desde los inicios de la década de los 90 del siglo pasado siendo estudiante en antropología, decidí investigar la comunidad de Chiclín; producto de este proceso, pude identificar tres patrones culturales predominantes y existentes en esta comunidad, como han sido: La Religiosidad Popular, el Folklore y el Deporte.

Mi vinculación con esta comunidad, fue: primero,  de manera presencial; luego realice observación participante en diversas organizaciones sociales, políticas, deportivas, religiosa; tercero, haciendo observación directa en diferentes eventos, acontecimientos, manifestaciones políticas y gremiales, etc.; todo ese tiempo me acompaño mi libreta de campo; permitiéndome conocer los procesos de cambios socioculturales que se han venido dando hasta la actualidad.

A través del tiempo he podido notar la extinción de algunas costumbres y tradiciones; del mismo modo, he percibido las adecuaciones de algunas expresiones socioculturales a las diferentes etapas por la que ha pasado esta comunidad y por último la incorporación de nuevas características.

Tomando en cuenta estos antecedentes, desde la década final del siglo pasado, comencé a investigar el tema de la religiosidad, producto de ello pude escribir artículos, ensayos, y presentar algunas ponencias en diversos eventos académicos. Posteriormente, hice lo mismo  con el folklore, faltándome el deporte.

Desde el 2016, inicie la investigación sobre el deporte en Chiclín, identificando diversas disciplinas como: Futbol, Voleibol, Box, Atletismo, Esgrima, Lucha Libre, Basquetbol, entre otras, que se han venido desarrollando a lo largo del siglo pasado, extinguiéndose muchos de ellos. En estos últimos tiempos, solamente el futbol es la única disciplina que sigue manteniéndose, con la presencia de uno de los clubs deportivos tradicionales de este lugar y de la Región.

Y es que el futbol aparte de ser  una disciplina deportiva,  encontramos una serie de ritos, ceremonias, rituales, relaciones sociales, parentescos, interculturalidad, costumbres, tradiciones, organización social, cantos, alegorías, estructura social, status, comportamientos, manifestaciones, conflictos sociales, políticos y económicos, simbologías, etc.; que nos permiten hacer uso de la etnohistoria y la antropología, para conocer el proceso de articulación entre lo histórico de la comunidad y su relación con el futbol.

A partir del estudio que vengo realizando, encuentro una serie de hechos sociales, que permiten relacionar al hombre y la mujer con el deporte, destacando una serie de personajes e ídolos que tuvo este glorioso equipo de futbol con más de 104 años de vigencia participando anualmente en la liga de futbol de Trujillo.

A diferencia de muchos equipos que ya han dejado de existir, pero que también han hecho historia en la región, el “Alfonso Ugarte” de Chiclín, sigue siendo un equipo con mucha tradición en el balompié local, regional y nacional. (Continuará).

Entradas relacionadas

Deja un comentario